Etiquetas

, , , , ,

Un derbi entre Hermi y Entrepinares, el más apasionante de la Liga española, siempre está jalonado por múltiples detalles que pueden inclinar la balanza de la victoria a un lado u otro.

CONFIANZA

Ambos equipos llegan en un gran momento. Segundos y terceros de la clasificación en División de Honor, son dos de los llamados a luchar por el título de Liga y por el de Copa. En toda la primera vuelta de la competición liguera, el Hermi ha perdido únicamente un encuentro. Fue una de las sorpresas de la temporada, pues cayó en campo del Ordizia, que ha realizado una nefasta primera vuelta. Diez triunfos en once partidos avalan la trayectoria de un equipo que quiere comenzar la segunda vuelta como la primera, con una victoria en el derbi local.

El Quesos Entrepinares llega a este choque con otra gran dinámica de resultados. No pierde un partido oficial desde el 5 de octubre y desde entonces ha encadenado la victoria en la final de la Supercopa y siete consecutivas en la División de Honor. La llegada de los neozelandeses Woonton y Thompson ha proporcionado un mayor fondo de armario al campeón, que está en dinámica positiva.

CHOQUE DE DELANTERAS

Si en el encuentro de la primera vuelta destacó la superioridad de la delantera de El Salvador en la melé, la potencia de ambas delanteras volverá a ser decisiva para conocer el vencedor de este derbi, ya que el control de las fases estáticas puede resultar decisivo para el triunfo en partidos tan igualados como estos.

Mientras que los colegiales tienen como objetivo volver a mostrar esa superioridad en la primera línea, una de sus señas de identidad históricas, para el VRAC el reto es mejorar sensiblemente su imagen en esta faceta del juego respecto al primer derbi, algo que se ha conseguido esta misma temporada, gracias a la mayor aportación de todos los jugadores de la primera línea.

PUNTOS AL PIE

Sam Katz ha sido la verdadera sensación del rugby vallisoletano en la primera vuelta. El apertura inglés del Hermi se ha convertido en el único anotador chamizo en algunas victorias de su equipo, además de llevar la manija del ataque. En las últimas jornadas ha dejado más protagonismo a otros compañeros en los puntos conseguidos.

Más conocido es Gareth Griffiths. El pateador del Entrepinares es toda una garantía a la hora de lanzar a palos, aunque su gran inconveniente son las lesiones, que le están impidiendo tener un rendimiento pleno. En su ausencia, el encargado de patear es Dan Snee.

VELOCIDAD

La tradición de un derbi indica que probablemente no será un partido abierto, por lo que cada ensayo valdrá su peso en oro. Así, será fundamental la velocidad de los jugadores de tres cuartos y la movilidad de los delanteros.

En el bando local, destaca la capacidad de hacer ensayos por velocidad de Tom Pearce y el peso de su delantera en los metros finales. En el conjunto visitante, Ignacio Müller es un decisivo en esta faceta del juego, además de la ya conocida movilidad de la segunda y tercera línea del equipo azulón.