Etiquetas

, ,

Gracias al patrocinador SilverStorm los más pequeños del Club de Rugby El Salvador pudieron disfrutar el pasado sábado de una gran experiencia durante la mañana en los Campos de Pepe Rojo, ya que estuvieron acompañados por varios jugadores del equipo de División de Honor, con los que pudieron practicar diversas fases del juego, y aprender nuevas técnicas.

Hasta aquí habría sido algo más o menos normal, contando con los mejores para ayudar a la cantera a jugar… pero no, no fue un entrenamiento más. Sólo había una consigna que había que respetar por encima de todo, y es que, por mucho que esto sea Valladolid, el entrenamiento era completamente en inglés.

De hecho, los canteranos chamizos (desde la categoría sub’6 hasta los sub’14) contaron con la presencia, además de sus entrenadores habituales, del entrenador del primer equipo y director deportivo del Club de Rugby El Salvador, Juan Carlos Pérez, así como con varios de los foráneos del primer equipo, como Sam Katz, Joe Mamea, Tom Pearce, Johny Carter y Connor McDonald, que se mostraron muy cercanos con los niños y niñas del Club.

A cada pocos minutos los equipos iban pasando por los puestos de los diferentes jugadores, entrenando todos los aspectos del juego, desde fundamentos de ataque para la delantera, como aspectos propios de la línea de tres cuartos, así como directrices centradas en el plano físico, tales como la velocidad y la agilidad.

Con todo el personal hablando en la lengua de Shakespeare, la experiencia podría parecer complicada, pero no lo fue en absoluto: los pequeños jugadores acabaron más que satisfechos, pese al frío y la niebla reinantes en Pepe Rojo, y el personal del Club de Rugby El Salvador con muchas ganas de repetir la experiencia.

Además, contagiados del espíritu de estas fechas, los pequeños se animaron a cantar un villancico en inglés, y algunos incluso se atrevieron con el gorro rojo para la foto. Toda una mañana disfrutando con el rugby y aprendiendo inglés, que desde el Club de Rugby El Salvador ya se piensa en volver a repetir.