Etiquetas

, , , ,

El Hermi, muy acertado en los golpes de castigo, tendrá que remontar 10 puntos en el partido de vuelta

«El Quesos golpea primero» sería el titular más recurrente teniendo en cuenta que el VRAC ganó pero que quedan 80 minutos de eliminatoria y nada está decidido. Sin embargo, lo del golpeo no sería del todo cierto, porque volvió a ser El Salvador el que sumó la totalidad de sus puntos con castigos, algo en lo que no fue el día quesero, que desperdició hasta 12 puntos (tres transformaciones y dos castigos) con el pie. En el resto de facetas el Entrepinares fue mejor que su rival, especialmente en una segunda parte que pone con pie y medio al Quesos en la final de Copa. El otro medio deberá meterlo defendiendo la ventaja de diez puntos con la que afrontará la vuelta.

La primera parte fue chamiza. Los minutos pasaban y el VRAC no aparecía. Si bien defensivamente los de Merino no dieron opciones de ensayo a los de Juan Carlos Pérez, volvieron a cometer castigos que Sam Katz no falló. Al Quesos le costaba avanzar y la lesión de Nacho Müller complicaba todavía más la empresa. Demostraba ser mejor en melé pero volvía a pecar en los errores que solo comete en los derbis. Una amarilla a Lucas Lastra mermó al VRAC mediado el primer acto y otra a Tucconi al filo del descanso rebajó el efecto de euforia que minutos antes había provocado el ensayo de Nacho Molina, tras una gran asistencia de Juan Carlos Pico y que rubricó el malagueño posando el oval. (12-5).

Consciente de que la línea de los primeros 40 minutos no era la correcta, el Quesos cambió su rol en el partido y desde el pitido inicial hasta el final del segundo tiempo, encerró a El Salvador en su campo. Desplegó sus armas e hirió en melé y maul al Hermi hasta apagar los cánticos de los aficionados blanquinegros. Se creció y empezó a remontar: Gavidi ensayó y Snee ratificó siete puntos más; Guillo Mateu finalizó una jugada de múltiples fases que empezó en el flanco derecho y acabó en el izquierdo y Tucconi sentenció el partido a 15 minutos del final cuando el VRAC ya jugaba con uno menos. Y es que cinco minutos antes, Gavidi era expulsado por perder los papeles a la vez que la paciencia.

Pese a la inferioridad numérica, el Quesos tuvo hasta el final varias opciones de ampliar la ventaja para sentenciar la eliminatoria. No pudo ser, pero la vuelta a Pepe Rojo con el primer equipo de Alberto Blanco más de un año después fue la guinda de medio pastel, porque el otro medio habrá que cocinarlo en el partido de vuelta, el próximo 2 de febrero.