Etiquetas

, , , , ,

Pepe Rojo vivirá un nuevo derbi entre los dos equipos vallisoletanos buscando estar en la final de Liga. La cita ineludible para los amantes del rugby será el sábado a las 18 horas…

La imprevisibilidad de los derbis obligará a los dos equipos vallisoletanos a multiplicar su nivel para estar a tope este sábado a las 18:00 en Pepe Rojo. Será el quinto de la temporada, con un saldo favorable al equipo de Merino de cuatro victorias y tan solo una derrota, la sufrida en el primer partido del curso (22-23). El segundo enfrentamiento entre los equipos vallisoletanos correspondió también a la liga y cayó del lado quesero (21-22), al igual que la ida y la vuelta en semifinales de la Copa del Rey (12-22 y 9-0) que otorgó la clasificación al Entrepinares para una final copera en la que terminaría levantando el título.

VRAC Quesos Entrepinares

Trabajo a conciencia durante las últimas semanas para llegar a las semifinales en el mejor estado de forma posible. Así ha gestionado el descanso el VRAC Quesos Entrepinares, que también ha aprovechado el parón competitivo para coger fuerzas a nivel físico y mental saber de que hay una liga en juego. El Quesos está a dos partidos de conseguir un pleno histórico en el rugby español: Supercopa, Copa Ibérica, Copa del Rey y Liga. Solo falta la última para lograrlo.

El VRAC afronta el derbi sin ningún temor pero con el debido respeto al rival, que ya dio la sorpresa en la eliminatoria de cuartos de final con su clasificación en San Román frente al Bathco. El equipo de Juan Carlos Pérez recuperó a varios efectivos para la cita en tierras cántabras que de nuevo estarán disponibles. Cabe recordar que el Hermi concluyó quinto la fase regular.

Actuando como local y con más color azul que cualquier otro en las gradas, el VRAC Quesos Entrepinares tiene la intención de dar continuidad a una temporada inolvidable en Pepe Rojo, escenario donde ha ganado los tres títulos obtenidos esta temporada y donde jugaría una hipotética final siempre y cuando elimine al conjunto chamizo.

Hermi El Salvador

La confianza y la humildad es el ánimo que se ha instalado en el vestuario de Hermi El Salvador esta semana, de cara a este partido que lleva visos de convertirse en todo un clásico, si es que no lo es ya, del oval español. Confianza porque el efecto de la victoria del domingo en San Román la ha elevado en la plantilla, aunque sin alcanzar cotas que puedan ser perjudiciales. Y, además de por la victoria, por el rendimiento físico que han mostrado algunos de los jugadores que volvieron en la ronda de cuartos de final tras largo tiempo lesionados, como es el caso de Víctor Sánchez, de Álvaro y Gonzalo Núñez y de Max Vega.

El componente de humildad viene por la filosofía con que Hermi El Salvador disputa habitualmente esta clase de partidos: consciente de que, a priori, puede que los blanquinegros no sean los favoritos para llevarse la victoria, pero eso es algo que sólo se podrá saber cuando hayan transcurrido los 80 minutos del partido.

“Hemos conseguido descansar tras el choque de Santander, y hemos preparado bien esta semifinal, que es un premio al trabajo que hemos realizado”, es la conclusión de Juan Carlos Pérez en la previa. La enfermería de Hermi El Salvador, si bien prácticamente vacía, cuenta esta semana con un nuevo inquilino, como es el segunda línea Connor McDonald, que se lesionó el peroné en Santander. Junto al delantero inglés quedará fuera de la convocatoria, sin haber recuperado a tiempo su rotura en el dedo, Pedro Rodríguez.

El encuentro será dirigido por el sr. Riera, del comité catalán. El domingo a las 12:30 tendrá lugar la otra semifinal entre UE Santboiana y Complutense Cisneros.