Etiquetas

, , , , , ,

  • El veterano delantero hablará a final de temporada con el técnico para ver si continúa otro año más

Manu Serrano, capitán del Hermi El Salvador.

Foto R. Otazo: Manu Serrano en una sesión de entrenamiento en gimnasio

El derbi está a puertas. El sábado se miden en Pepe Rojo los dos equipos vallisoletanos de la División de Honor por una plaza en la final liguera. En Valladolid ya bulle ambiente de fiesta rugbística. El Quesos Entrepinares es el favorito, pero el Hermi El Salvador llega con ganas de dar la campanada y colarse en una final, algo que parecía improbable hace solo una semana. Pero el Chami salió airoso de su visita al feudo del Bathco. Eso ha hecho crecer la moral de los pupilos de Juan Carlos Pérez. Manu Serrano, el capitán chamizo, advierte: si un equipo puede hacer daño al Quesos, ese es El Salvador.

Casi nadie daba un duro hace una semana por el Hermi El Salvador, pero el equipo fue a Santander y obtuvo un meritorio triunfo.

El final de Liga no ha sido bueno, con una segunda vuelta muy irregular. Veníamos jugando un poco de capa caída. Por esas circunstancias perdimos el factor campo en el partido de cuartos de final tras caer en el feudo del Gernika. Eso nos obligó a ir a Santander a jugarnos el pase a semifinales. Era un campo en el que no habíamos ganado ni el año pasado ni este. Es verdad que, tras la derrota ante el Gernika de la última jornada, no teníamos buenas sensaciones, pero hemos sabido sobreponernos. Tienes que olvidar lo que ha pasado y centrarte en lo siguiente. Y eso es lo que hicimos. Entrenamos dos semanas muy fuerte, preparamos de la mejor manera posible el choque contra el Bathco y logramos la victoria.

La clave de ese triunfo estuvo en una buena defensa.

Pese a que acabamos quintos la fase regular, somos el equipo con menos puntos encajados en la categoría. Creo que llevamos dos o tres temporadas siéndolo. En el partido de Santander se demostró. Los jugadores del Bathco se lanzaron a anotar puntos en los últimos veinte minutos, y no solo no entraron, sino que evitamos los golpes de castigo para que ellos no pudieran tirar a palos. La defensa fue clave.

¿Qué ha pasado para que el Chami haya hecho una segunda vuelta tan floja?

No me gusta buscar excusas, pero hemos tenido en contra determinados factores que nos han hecho no poder contar con el equipo completo. Jugadores importantes como Víctor Sánchez o los Núñez han estado lesionados, caso también de Max Vega. Asís se perdió unos cuantos encuentros. Hombres que habían sido claves en la primera vuelta y que además nos daban profundidad al banquillo. Hemos perdido muchos partidos en las segundas partes, ya que terminábamos fundidos. Ese ha sido uno de los motivos, pues el juego era el mismo. Empezábamos las primeras partes muy bien, dominando en el marcador, pero al final nos pasaba factura y perdíamos.

La plantilla es corta.

Sí, está claro que somos una plantilla que no cuenta con demasiados efectivos. Ha habido jugadores del segundo equipo que han aportado muchísimo, pero en los momentos clave no hemos podido dar relevo desde el banquillo como queríamos, cosa que sí podían hacer los rivales.

En esta semifinal contra el Quesos, el factor campo se reduce a cero. ¿Es el Hermi El Salvador el equipo que puede crear más problemas al VRAC?

Ellos están uno o dos escalones por encima del resto de equipos de la División de Honor. Cuenta con una plantilla muy amplia y con buenos jugadores. Su presupuesto es infinitamente mayor que el nuestro y lo aprovechan bien. Pero si alguien puede hacerles daño, ese equipo somos nosotros. Si contra algún equipo no quieren jugar, es con nosotros.

¿Durante esta semana, cuando coinciden jugadores de los dos clubes en Pepe Rojo, se suelen tirar algunas puyitas?

Al revés, nos evitamos un poquito. A nadie le gusta estar con el rival previo al partido. Nos conocemos de sobra. Nosotros estamos entrenando a tope para intentar estar tranquilos y centrados en lo nuestro. Cada uno, con lo suyo, ya tiene bastante.

¿La presión la tiene el Quesos Entrepinares?

Nosotros nos hemos clasificado en cuartos fuera de nuestro campo, algo que creo que no se había producido desde que se juega con el sistema de ‘play-off’. Nosotros no tenemos ninguna presión, aunque tú como jugador te exiges. A mí no me gusta perder ni a las cartas en casa, por lo tanto la presión la tengo. A nivel de directiva y de afición, están contentos con lo que hacemos. Presión cero.

El VRAC llega con la vitola de favorito.

Nosotros hemos salido muchos años con la etiqueta de favorito. Si lo eres, tú asumes esa condición. El sábado, a partir de las seis de la tarde, ni favorito ni nada. Ahí cada uno va a intentar hacer su partido al 100% y llevarse el triunfo.

Cansancio y fatiga

Esta temporada pasará a la historia como aquella en la que El Salvador se vio superado en melé por el eterno rival.

Con la llegada de su número ‘tres’ (Alex Woonton) y su número ‘ocho’ (Leigh Thompson), el VRAC ha mejorado mucho en melé cerrada. En el partido de la segunda vuelta y en los dos de Copa, han sido superiores, aunque en el segundo duelo copero la cosa se igualó algo más. Los dos neozelandeses han permitido un paso de calidad en melé. Tenemos que trabajar duro para neutralizarles en esta faceta del juego y conseguir que nuestros balones sean nuestros.

La plaga de lesiones ha hecho que jugadores importantes lleguen muy cansados a esta fase final de la competición.

Por supuesto que es así. Lo ideal sería tener dos jugadores por puesto, que en algunos encuentros sean otros los que inicien el partido, que no sea siempre el mismo quince, y también, cuando los choques están resueltos, se pueda dar descanso a jugadores como Mamea o Miranda. Hay gente que no ha podido descansar mucho y llegan más cansados, pero creo que, en el momento que te encuentras en el vestuario rodeado de tus compañeros, el cansancio lo dejas para el día siguiente.

¿Se ve en la final?

No. Yo en esto soy muy del Cholo Simeone, muy ‘cholista’. No hay que mirar más allá del partido del sábado. La semana pasada solo veía Santander, un encuentro que era un sí o no, no había más oportunidades. Ahora tenemos claro que hemos llegado por nosotros mismos a la semifinal y vamos a jugar los ochenta minutos a muerte. Por supuesto que deseo llegar a la final, pero ver solo veo este encuentro, no más allá.

¿Será el último derbi de Manu Serrano como jugador?

No lo sé. Cuando acabe la temporada, hablaré con Juan Carlos Pérez. Si él considera que todavía puedo ayudar al equipo, seguiré. Tengo la misma ilusión de siempre por continuar jugando. Me encuentro bien físicamente.