Etiquetas

, , , , , , ,

Ha presidido la Junta Local de Seguridad encargada de planificar todo el operativo dispuesto para el evento

El alcalde de Valladolid, el socialista Óscar Puente, se ha felicitado de que la final de la Copa del Rey de Rugby que el próximo domingo disgustarán El Salvador y el VRAC, precisamente dos equipos vallisoletanos, llenará por vez primera un estadio de fútbol en España y con presencia del Rey Felipe VI, algo que no ocurría desde hace dos décadas.

Precisamente, Puente ha presidido la primera de las dos Juntas Locales de Seguridad que se celebrarán antes de ese día y que hoy ha estado centrada en el dispositivo general—en la próxima se abordará la seguridad específica del monarca—que se habilitará el domingo desde primeras horas de la mañana y que, según el regidor, inspira una gran tranquilidad debido a la profesionalidad de sus integrantes y larga experiencia que atesoran en este tipo de actos.

Lo que sí ha subrayado Puente, en declaraciones recogidas por Europa Press, es que el domingo el estadio José Zorrilla, con un aforo previsto de unas 25.000 personas, y sus aledaños se convertirán en una “zona colmatada, con un máximo de ocupación”, dado que además del partido propiamente dicho se celebra ese día el mercadillo habitual, en el Real de la Feria, y así mismo el Centro Cultural Miguel Delibes (CCMD) acogerá un congreso con participación de unas 1.500 personas.

Llamamiento al “civismo”

Por ello, el regidor ha hecho un llamamiento al “civismo” con el fin de que la fiesta del rugby proyecte a Valladolid fuera y dentro de España. “Vamos a estar en boca de todo el mundo por ser un evento que trasciende las fronteras nacionales e internacionales, por lo que es imprescindible que la ciudadanía se comporte como lo hace por costumbre”.

Respecto del dispositivo propiamente dicho, el mismo estará compuesto dentro del estadio, al margen de los efectivos de la Policía Nacional, por un equipo de 167 vigilantes de seguridad, entre voluntarios y personal del Real Valladolid, que se encargarán del control y acceso del público. Así, habrá un vigilante por cada uno de los tornos, si bien el alcalde ha advertido de que habrá un control previo antes de entrar al campo con el fin de evitar que el público pueda acceder con bebidas alcohólicas, objetos contundentes o punzantes.

Está previsto además que las puertas del José Zorrilla se abran al público desde las 10.30 horas, dos horas y media antes del partido, con el fin de “escalonar al máximo” el acceso de los aficionados, con la advertencia de que aquel que salga del estadio no podrá volver a acceder al interior.

El refuerzo de las líneas de autobús, con hasta 18 vehículos articulados, los controles que la Policía Municipal efectuará desde las 07.30 horas y la instalación en los alrededores de carpas con equipos de música y pantallas para que puedan presenciar el partido aquellos que no cuentan con entrada servirán también para facilitar la asistencia del público al campo y garantizar el carácter festivo de este acontecimiento deportivo y social.

Lo que no ha sido posible es delimitar dos zonas en el campo donde alojar a las dos aficiones, si bien el alcalde ha recordado que los seguidores de ambos equipos están acostumbrados a compartir del Pepe Rojo de forma “respetuosa y sana”, por lo que se ha mostrado convencido de que este comportamiento volverá a reinar el próximo domingo.

De la misma forma, el regidor socialista ha mostrado su respeto hacia aquellas personas que, cívicamente, aprovechen el partido para expresar públicamente sus reivindicaciones y buscar visibilidad, aunque acto seguido ha reiterado que el domingo nada puede empañar una jornada que promete ser histórica en Valladolid.

“Vamos a llenar un estadio de fútbol por primera vez en la historia con dos equipos de rugby en liza, dos de ellos de Valladolid, y con la presencia del Rey, algo que no ocurría desde hace veinte años, cuando Alfonso XIII acudió a Montjuit a presenciar un partido entre la Selección Española de Rugby y otra extranjera”.