Etiquetas

, , , , , ,

Valladolid, 14 abr (EFE).- VRAC Quesos Entrepinares y Silverstorm El Salvador afrontan este domingo el derbi “más especial”, al estar en juego el título de la Copa del Rey, ante la presencia de Felipe VI y más de 26.000 personas en el estadio José Zorrilla, aunque tratan de llevarlo con una “necesaria normalidad”.

Así lo han reconocido los dos entrenadores de ambos equipos vallisoletanos, Diego Merino y Juan Carlos Pérez, respectivamente, quienes han comparecido hoy en una multitudinaria rueda de prensa en las instalaciones de los campos de Pepe Rojo, en la que la palabra “presión” ha surgido en varias ocasiones.

Para Juan Carlos Pérez, esa presión debe “ser encauzada para encontrar aspectos positivos” ya que es una “ilusión” que todos tienen ante un “partido histórico” que esperan sirva “para que enganche a más público, a más niños que quieran practicarlo, a más patrocinadores y que genere más interés mediático”.

En la misma línea se ha pronunciado Diego Merino, quien considera que “ha sido algo que nadie se esperaba y ahora todos quieren vivirlo, con lo que la presencia de tanto público puede afectar, al igual que el hecho de jugar en un campo diferente, pero se está intentado que visualicen la situación y no les supere”.

A pesar de que se trata de un derbi más en la historia de ambos clubes, en este caso está en juego un título -que sería el tercero consecutivo para el VRAC y el séptimo para El Salvador, que no lo gana desde 2011-, y por ello “la motivación es máxima” ante el eterno rival.

Pérez tiene claro que quiere “ganar”, pero también es consciente de que “ante un partido de esta envergadura”, tienen “una responsabilidad a la hora de ofrecer un buen partido y de transmitir los valores de este deporte, como son el sacrificio, el compañerismo y el respeto”.

También Merino aspira a sumar un nuevo entorchado para las vitrinas del cuadro azulón, pero aunque las circunstancias son diferentes, “no ha cambiado el juego” que les caracteriza, dinámico, apoyado en la calidad de su apertura, Gareth Griffiths, y confía en que el mismo les permita añadir otro título.

Precisamente ese dinamismo, su gran capacidad de resolución en los “maul” y la calidad de su pateador, es lo que Pérez ha destacado del VRAC, si bien ha advertido de que “también tiene puntos flojos” que son los que tratarán de aprovechar para llevarse la victoria y romper con la racha de títulos del rival.

En cuanto a las cualidades de los “chamizos”, Merino ha resaltado “su organización, que les lleva a saber lo que deben hacer en cada zona del campo”, además del buen hacer de su apertura, Sam Katz, que “sabe llevar muy bien el ritmo del partido” y su “delantera trabajadora”.

Para ambos técnicos, este choque “es un tren que no hay que dejar pasar para hacer del rugby un deporte que enganche a más gente”, según Pérez, mientras que Merino ha mostrado su confianza en que este récord histórico de público en un partido de rugby nacional sea “un punto de partida para que este deporte se haga más presente”. EFE