Etiquetas

, , , , , , , ,

Los jugadores de El Salvador, con la Copa del Rey en el José Zorrilla. Nacho GallegoEFE

  • El derbi vallisoletano provocó el lleno en las gradas del Zorrilla
  • El ala Alberto Díaz anotó el único ensayo del partido en el minuto 61

El Silverstorm El Salvador conquistó la Copa del Rey de rugby en un partido que se convirtió en la mayor fiesta que ha vivido este deporte en nuestro país en los últimos años. El equipo blanquinegro derrotó por un ajustado 13-9 al VRAC Quesos Entrepinares y abre una nueva fase en el enconado duelo que desde hace años mantienen estos dos equipos vallisoletanos por el dominio de las competiciones nacionales. La colaboración entre ambos clubes y el esfuerzo de las instituciones consiguieron el reto de casi llenar, 26.000 localidades, el estadio José Zorrilla.

Las miles de personas que se acercaban por primera vez al rugby disfrutaron de un partido intenso. La primera parte, disputada bajo la lluvia, estuvo marcada por la igualdad entre la fortaleza del juego cerrado del Quesos y la intensidad defensiva de El Salvador. Las aperturas a la mano del conjunto quesero en los últimos minutos no llegaron por unos metros a la zona de ensayo. Tan sólo los pateadores de ambos conjuntos, Gus Griffiths y Sam Katz, pudieron anotar estrenando los palos instalados para la ocasión sobre el césped del campo de fútbol.

Mayor determinación

Con idéntica emoción arrancó la segunda mitad. Al poco de iniciarse, Katz , con un golpe de castigo, consiguió el 6-6 para El Salvador. A partir de ahí, el conjunto blanquinegro vio crecer sus opciones y mostró mayor determinación. En una jugada con varias fases, el ala Alberto Díaz, que había sustituido a un compañero lesionado, abrió con una espectacular carrera un hueco en el repliegue quesero para posar el balón bajo palos. La sencilla transformación de Katz elevó al 13-6 la ventaja del Silverstorm El Salvador.

Apenas unos minutos tardó el Quesos en reducir diferencias hasta el 13-9. Los últimos minutos se disputaron sin tregua, con un conjunto intentando ganar metros y el otro redoblando los esfuerzos para cerrar su defensa. No hubo más puntos y Silverstorm El Salvador acabó ganando la Copa, que entregó el Rey Felipe Vi, y lanzando su órdago por la Liga al VRAC Quesos Entrepinares, vencedor de ambas competiciones en las últimas temporadas. El desafío de ambos, y del resto de clubes españoles, es más ambicioso: seguir ganando público para el rugby.